Grecia, exilio, nazis y orden religiosa: así fue la fascinante vida del príncipe Felipe

09 abril 2021   10:07 AM | Por Administrador
El príncipe Felipe murió este 9 de abril a los 99 años. ¿Por qué el príncipe Felipe de Edimburgo no era considerado rey de Inglaterra?
Grecia, exilio, nazis y orden religiosa: así fue la fascinante vida del príncipe Felipe

Esta mañana del 9 de abril de 2021, se dio a conocer el anuncio de la muerte de príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, a los 99 años de edad. Llevaba unos meses con un estado de salud bastante delicado delicado, y ahora, la misma reina reveló el fallecimiento del duque de Edimburgo.

Alrededor de la vida de Felipe, en casi 100 años (los cuales los habría cumplido en junio de este año), ocurrieron varios eventos fascinantes relacionados a su nacimiento, su infancia, la vida de sus padres dentro de la realeza, su matrimonio con Isabel y su presencia como príncipe en más de 70 años.

Así que por acá les vamos a contar algunos datos o hechos dignos de una serie enfocada en su vida.

protocolo-muerte-felipe-edimburgoFoto: Getty Images.

Príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca

Felipe nació el 10 de junio de 1921 en Corfú, una pequeña isla al noroeste de Grecia. Su ascendencia es griega, inglesa, rusa, danesa y alemana, y esta última le trajo algunos problemas relacionados con su estadía en Inglaterra y su futuro matrimonio con Isabel. Pero antes de llegar ahí, han de saber que fue el único hijo varón del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y la princesa Alicia de Battenburg.

En la década de los 20, después de los conflictos europeos como la Primera Guerra Mundial, la Revolución rusa y la Guerra greco-turca, es que la familia de Felipe tuvo que huir de Grecia y mantenerse en el exilio por un buen rato. A partir de esto, es que comenzó un periodo bastante complicado para él dentro de su infancia, pues fue separado de sus padres.

Felipe fue enviado a un internado en Inglaterra para que pudiera recibir educación y seguridad patrocinada por algunos familiares de la realeza. Sus cuatro hermanas, por otro lado, se fueron a Alemania donde se casaron con nobles alemanes que con el tiempo, se involucraron con el nazismo.

Finalmente, antes de cumplir 10 años, Felipe se separó de su madre. La princesa Alicia a principios de los 30, sufrió una crisis mental en la que se le diagnostico esquizofrenia, por lo que fue internada en un psiquiátrico en Suiza. ¿Y el príncipe Andrés? Al exiliarse de Grecia, todos tomaron caminos por separado, y era bien conocido que Andrés tenía una debilidad por los juegos y las apuestas y las mujeres.

Andrew of Greece and Denmark (1882 – 1944) and the Princess Alice of Battenberg (1885 – 1969) in Athens, January 1921. / Getty Images

Alicia de Battenburg

Si hablamos de Felipe y su fascinante historia, entonces se debe mencionar con especial atención la vida de su madre, Alicia de Battenburg, bisnieta de la reina Victoria nacida en Winsdor a finales del siglo XIX.

Cuando era niña, Alicia fue diagnosticada con sordera congénita, razón por la que aprendió lengua de señas en distintos idiomas como griego, inglés, francés o alemán. A principios del siglo XX, en 1903, se casó con el príncipe Andrés y tuvo cinco hijos: cuatro mujeres y un varón llamado Felipe.

Como les contamos, en 1930 sufrió un colapso nervioso a partir de una crisis religiosa en la que Alicia se convirtió a la fe ortodoxa griega y aseguraba recibir mensajes divinos de manera directa, además de tener poderes de sanación. Fue internada en Suiza y algunos documentos revelan que fue sometida a tratamientos complejos relacionado a su líbido, por lo que fue paciente directa (dicen) de Sigmund Freud.

De acuerdo con algunos medios como la BBC, Freud pensó que sus alucinaciones de poderes curativos, estaban relacionados con una frustración sexual. Por lo que parte de su “tratamiento” fue recibir electrochoques y rayos X en los ovarios. Después de dos años, Alicia salió del psiquiátrico sólo para continuar con su búsqueda espiritual y religiosa.

Foto: Getty images

Labores humanitarias

Aquí fue cuando comenzó otra etapa maravillosa de su vida. Por un buen rato se fue a Grecia, y vivió aquí al momento en el que estalló la Segunda Guerra Mundial y cuando los nazis ocuparon el país. Como les contamos, sus cuatro hijas se relacionaron con oficiales y nobles alemanes que trabajaron de cerca con Hitler, por lo que nunca tuvo “problemas” con los alemanes y comenzó labores humanitarias.

Con dinero de sus hermanos, y tras la venta de joyas y algunos objetos de la realeza que pertenecían a su familia, es que Alicia pudo apoyar a familias judías a huir de Grecia, o bien, esconderse en el país durante la ocupación.

Todas las joyas fueron vendidas con excepción de una tiara que había recibido de regalo de parte de los zares en Rusia durante su adolescencia. Esta tiara con diamantes, años después, fue cedida a Felipe para que pudieran trabajar en el anillo con el que el príncipe le pediría matrimonio a Isabel, heredera del trono británico.

Princesa Alicia de Grecia / Getty Images

A finales de los 40 y principios de los 50 (después de la boda de Felipe con Isabel en 1947), Alicia fundó la orden ortodoxa Hermandad de Marta y María y se convirtió, prácticamente, en monja para realizar labores humanitarias durante algunos años, o mejor dicho, mientras la orden recibió apoyo económico y de voluntariado.

Para los 60, se dio un golpe de Estado en Grecia en el que quedó completamente exiliada la realeza griega. Fue en este momento en el que la reina Isabel y el príncipe Felipe, la invitaron a vivir en el Palacio de Buckingham hasta su muerte el 5 de diciembre de 1969.

Isabel y Felipe

Felipe conoció a Lilibeth cuando este tenía 18 años y ella 13. Felipe, al ser un niño, fue enviado a distintos internados en Inglaterra y Escocia para continuar con su educación tras el exilio de sus padres de Grecia en la década de los 20. Felipe también vivió un tiempo en Francia y Alemania.

Fue en 1939, año en que Felipe entró como cadete a la Royal Navy, que conoció a Isabel. Fue entonces el inicio de su relación sentimental que se vio afectada por el inicio de la Segunda Guerra Mundial, periodo en el que compartieron correspondencia.

La familia real británica no quería que Felipe se casara con Isabel por distintas razones. La primera relacionada con el destino de su familia real: exiliados, pobres, repartidos en todo Europa; y la segunda, su ascendencia alemana a la que se sumaba el matrimonio de sus hermanas con oficiales nazis.

fallece-principe-felipe-edimburgo

“La princesa Isabel y su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo durante su luna de miel en Malta, 1947”. Foto: Getty Images.

Sin embargo, Jorge VI cedió y permitió que se comprometieran con algunas condiciones como adoptar el apellido materno de su madre, Mountbatten, el cual era inglés (permitiría que no se le relacionada con su sangre alemana). Finalmente, la boda se celebró el 20 de noviembre de 1947 en la abadía de Westminster a la que acudió su madre, pero no sus hermanas.

Así, Felipe se convirtió en su alteza real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, conde de Merioneth, barón de Greenwich y caballero de la Jarretera. Estos títulos fueron cedidos por su suegro, el rey Jorge VI, a partir de que Felipe renunció a sus derechos en la corona griega. A lo largo de sus más de 70 años de matrimonio con Isabel II, recibió muchos otros títulos. 

NOTA: Mountbatten es el apellido que Meghan Markle y el príncipe Harry le dieron a su hijo Archie.

felipe-de-edimburgo

Foto: Getty Images.

Infidelidades, problemas y el tema del príncipe

Felipe siempre fue príncipe, nunca se convirtió ni podía ser llamado rey. ¿Por qué? Leyes parlamentarias viejas… que dicen que si un hombre se convierte en rey, su esposa será considerada reina consorte. Por eso la madre de Isabel se convirtió en Reina Madre al momento en que Jorge VI tomó la corona.

Pero si una mujer se convierte en reina, su esposo sólo podrá recibir el título de príncipe consorte. Isabel logró que su esposo se convirtiera en Príncipe Oficial del Reino Unido y fuera nombrado, de manera formal, como su alteza real, el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. 

Una ley discriminatoria

El título de ‘consorte’ es el que se confiere normalmente al marido o a la mujer del monarca en aquellos estados que tienen una monarquía que encabeza la jefatura del Estado. En Reino Unido, uno de los países monárquicos por excelencia, sin embargo, esta ley no es igual para ambos géneros.

Según Town and Country, las mujeres de los reyes británicos han recibido el título ceremonial de ‘reina consorte’, como así lo hizo la madre de la actual reina, Isabel Bowes-Lyon, cuando su marido Jorge VI ascendió al trono en 1936. Fue el título que utilizó hasta que su hija, Isabel II, heredó el trono de su padre y ella pasó a ser conocida como la ‘Reina Madre’.

Sin embargo, ninguno de los tres maridos de las reinas que ha tenido Inglaterra han obtenido el título de ‘rey consorte’. Así le pasó al príncipe Jorge de Dinamarca (casado con la reina Ana), al príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha (casado con la Reina Victoria) y, finalmente, al príncipe Felipe de Edimburgo.

Esta ley, según esta información, obedece a un “muy antiguo y potente patriarcado” en el que "el rey siempre reina, mientras que la reina puede ser un título simbólico”.

 

Esto es algo que no ocurre, por ejemplo, en España, donde el título de rey o reina consorte se concede indistintamente ambos sexos. Así, la mujer de Felipe VI, Leticia Ortiz, tiene el título de reina consorte de España y Francisco de Asís y Borbón, marido de Isabel II, fue el rey consorte de esta durante su reinado en el siglo XIX.

Y para echarle limón a la herida, el apellido… La reina Isabel II mantuvo su apellido Windsor por encima del de su esposo, Mountbatten, lo cual, para la época, fue todo un escándalo y una especie de humillación para el hombre. Esto, se ha rumorado, afectó la relación de Felipe con Isabel, la cual se vio envuelta en rumores de problemas maritales, separaciones e infidelidades por parte del príncipe.

Notas relacionadas