Mexicanos ya no heredan terrenos, sino smartphones

18 enero 2021   10:58 AM | Por Administrador
Siete de cada 10 celulares que se reemplazan se dan a familiares o amigos
Mexicanos ya no heredan terrenos, sino smartphones

En México, siete de cada 10 smartphones que se remplazan tienen un segundo uso, ya sea como equipo de emergencia, segundo dispositivo o, en la mayoría de los casos, son heredados a familiares o amigos.

De acuerdo con un reporte de The Competitive Intelligence Unit (The CIU), una tercera parte de los mexicanos que remplaza su teléfono inteligente hereda el equipo que va a cambiar a una persona allegada, dándole una segunda vida al dispositivo.

Los usuarios reconocen y aprovechan la vida útil de los equipos, mayor en el caso de aquellos equipos de gama alta, puesto que la propiedad es transferida a personas del círculo más cercano”, dice el reporte.

En promedio, los usuarios reemplazan su smartphone cada dos años, periodo que, de acuerdo con la consultora, registra una trayectoria al alza ante la necesidad y conveniencia de adquirir equipos con mejores capacidades de procesamiento, almacenamiento, fotografía, entre otras características tecnológicas.

En otras palabras, cada vez compramos equipos de mayor valor (gamas media y alta) y los conservamos por un mayor periodo, cada dos años en la actualidad, mientras que hace algunos años los conservábamos por un año y medio”, señala el análisis de The CIU.

Otras maneras en las que los mexicanos dan una “segunda vida” a sus teléfonos inteligentes es guardándolos, en 22.7 por ciento de los casos.

Al comprar teléfonos cada vez de mayor gama garantiza que puedan tener una vida útil más amplia, lo que permite guardarlos más tiempo.

Para 15 por ciento de los usuarios, su teléfono tuvo un segundo uso después de ser extraviados o robados.

Sólo siete por ciento de los mexicanos vende su equipo viejo cuando va a reemplazarlo, de acuerdo con el análisis de la consultora.

El nivel de usuarios que revenden sus smartphones es directamente proporcional a la ganancia que deja al usuario el precio de reventa de equipos usados, que por la constante renovación de oferta, innovación y ambiente competitivo suele ser relativamente muy inferior al original.

Esta es una de las razones por la que este destino de los smartphones no registra una magnitud significativamente superior”, señala el reporte.