Son empresarios... sólo en el papel; el Ranchero facturero

12 julio 2021   10:39 AM | Por Administrador
El entramado de las empresas factureras y fantasmas rinde cuentas... pero con los trabajadores más necesitados.
Son empresarios... sólo en el papel; el Ranchero facturero

Jesús Echartea Doria tiene 81 años y durante casi toda su vida se dedicó a la agricultura, pero aún así logró cotizar algún tiempo en el Seguro Social y jubilarse con la pensión mínima.

Hoy vive con sus nietos en la Colonia Los Encinos, en el municipio de Juárez, y dedica su tiempo a reparar bicicletas, sin saber que una empresa registrada a su nombre facturó 109.8 millones de pesos a la Universidad Autónoma de Nuevo León, durante la gestión del actual Rector, Rogelio Garza Rivera.

Según consta en el Registro Público del Comercio, él y su esposa -una ama de casa fallecida hace ocho meses- constituyeron en 2014 la empresa Sistemas Inmobiliarios y Maquinaria Crakter, enfocada al sector de la construcción.

Documentación en poder del SAT indica que antes de ser disuelta en 2018, esta compañía facturó 109.8 millones de pesos a la UANL por supuestas obras de mantenimiento, limpieza, reparaciones y suministro de equipo diverso en varios campus.

Y don Jesús ni enterado.

"No, yo aquí, pues yo estoy pensionado, yo nomás aquí componiendo bicicletas", respondió sorprendido al ser cuestionado sobre "su negocio".

¿Nunca ha sido empresario?, se le preguntó.

"No, qué bueno que hubiera sido", contestó sin aguantarse la risa, sentando afuera de su casa.

"Qué bueno que nos hubieran dado pa' comer o pa'l taco".

Señaló que hace años fue contactado por unas personas de San Pedro que le pidieron documentos, pero no recuerda bien de qué se trataba.

"No me acuerdo cómo estuvo eso, es que no sé leer", afirmó.

Y su caso no es el único.

Roberto Herrera Méndez, pensionado de 68 años de edad, quien tiene que trabajar como guardia de seguridad porque su pensión de 2 mil 700 pesos no le alcanza.

Él no aparece como socio en una empresa, sino en dos, y ambas han facturado a la UANL servicios por 211.6 millones de pesos, que incluyen reparación de maquinaria y equipos eléctricos e hidráulicos, y hasta de anestesia y rehabilitación, así como remodelaciones en el área médica.

Se trata de Diseño y Proyectos Fonta, y Edificaciones Corch, nombres que este vecino de la Colonia Nuevo México, en Guadalupe, nunca había escuchado.

"Para nada, ni siquiera me suenan, hasta ahorita que estoy sabiendo que soy empresario", dijo desconcertado.

"Ése es el problema, que aquí no cayó nada, nomás imagínese si fuera empresario iba yo a tener esta casa así como está".

Las dos compañías fueron creadas el 2 de octubre de 2015 por Herrera y una pensionada del IMSS de nombre Luisa Aurora López Ramírez, ante el mismo notario.

López Ramírez no fue localizada en su domicilio de la Colonia Valle de Infonavit, pero una mujer que dijo ser esposa de su hijo informó que su suegra se dedica a vender ropa.

Según el Registro Público del Comercio, Herrera sólo sigue formando parte de Edificaciones Corch, pues en 2019 "vendió" sus acciones en Diseño y Proyectos Corch a una joven de nombre Diana Socorro Vázquez Ruiz.

En su domicilio, en la Colonia Arboledas de San Roque, del municipio de Juárez, la madre de Vázquez descartó que su hija fuera empresaria y señaló que al parecer es empleada de una afore.

Una cuarta empresa relacionada con las tres anteriores es Edificaciones Satir, formada por Manuel Moreno Samaniego y Maricela Álvarez, vecinos de la Colonia Constituyentes de Querétaro, en San Nicolás.

De acuerdo con sus vecinos la mujer falleció recientemente, mientras que un yerno de Moreno informó que éste está pensionado.

Con información de El Norte

Notas relacionadas